En Busca de la PAH

EN BUSCA DE LA PAH

Si tuviera que elegir una sola palabra que resumiera el estado en el que la mayoría de nosotros llegamos a la plataforma, esa palabra sería DESESPERACIÓN. Llegamos cansados de luchar con todo y con todos, no sólo con el banco, también en casa, con la familia, los amigos, …. Cansados de luchar con nuestras circunstancias, de sentirnos y que nos hagan sentir tan culpables. La esperanza la hemos ido perdiendo a lo largo del camino recorrido en los últimos años, rodeados de una incomprensión que hace que cada vez sea más complicado afrontar el día a día, despojados de alegría, de ilusión…. Sin solución.

Un día cualquiera unos amigos te hablan de la PAH, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y de las muchas cosas que están consiguiendo. Reconozco que llegué a la plataforma sin ninguna fe, que las primeras semanas, las primeras reuniones no me sirvieron de aliciente. A pesar de ello decidí continuar, ¿qué podía perder, si ya lo estaba perdiendo todo? Poco a poco, aquel galimatías de palabras y siglas que no entendía en las primeras reuniones fueron cobrando sentido. Semana a semana iba sintiendo cada vez más el calor de aquellas personas, desconocidas hasta entonces y tan importantes a día de hoy en mi vida. Fui implicándome más, necesitaba ayudar, poner mi pequeño granito de arena, formar parte de esta labor social tan maravillosa como la vuestra, la nuestra, la de tantas y tantas personas que dedican cada segundo disponible de su tiempo a luchar porque esta maldita realidad cambie. Admiro el trabajo de tantos voluntarios que, sin ser afectados se sienten como tal; de aquellos compañeros que, aún habiendo resuelto su caso continúan ofreciendo su experiencia para que sirva a los demás. Esto tiene que cambiar y eso sólo podemos conseguirlo entre todos, unidos por un mismo fin. Cada logro conseguido lo celebramos como propio, en cierto modo lo es y eso nos da la fuerza suficiente para no desistir y seguir adelante, seguir gritando para que se nos escuche, para que esta estafa, esta injusticia pare y no se vuelva a repetir. No hay palabras suficientes para describir cómo te sientes cuando cada semana llegan nuevas personas a vernos, con ese mismo grado de desesperación o incluso más del que tú traías el día que llegaste, hay tantas personas pasándolo tan mal que tu gran problema pasa a ser pequeño; hablas con ellas, consigues tranquilizarlas, darles esperanza y a veces incluso arrancarles una sonrisa. Cómo en ocasiones nos movilizamos en cuestión de horas para ayudar a una familia que acaba de recibir una orden de desahucio; la euforia al realizar una acción a nivel estatal, sentir esa corriente de fuerza y energía que recorre nuestro país de norte a sur, todas las PAH’s levantadas en defensa de una misma causa, compartiendo la misma lucha, celebrando los mismos logros, devolviendo la libertad a tantas y tantas familias que consiguen soltarse del yugo hipotecario. Es una experiencia única, en serio, tienes que vivirlo porque es increíble!!

Una familia, una maravillosa familia es lo que he encontrado en todos vosotros. Me gusta sentir vuestra comprensión, vuestro apoyo y cariño, el calor de vuestros abrazos, sentir que no estoy sola, que no volveré a estarlo. Estas navidades han recuperado su color, son más verdes que nunca. Verde esperanza, verde PAH, con H; la paz, con Z, con nosotros mismos, la conseguimos dentro. No creo que podáis imaginar cuánto bien me habéis hecho, cómo me habéis devuelto las ganas de vivir, de seguir adelante, la sonrisa perdida, cuánto habéis aportado a mi vida vacía y oscura en esos momentos, devolviendo la luz a mi camino, la esperanza, las ganas de luchar y volver a sentirme válida, el comprender que SI SE PUEDE, que juntos podemos lograrlo. Ojalá mi pequeño apoyo sirva para devolver parte de la esperanza que vosotros conseguisteis devolverme a mí. Ojalá todos los que llegáis cada día decidáis quedaros e implicaros lo suficiente como para sentir el espíritu PAH. Antes sólo miraba el ayer, ahora miro el mañana y lo afronto con una sonrisa y de vuestra mano. Ya no estamos solos, tenemos quien nos comprenda, quien vive cada día una realidad como la nuestra, estamos todos para uno, uno para todos, todos para todos.

Gracias familia, mi pahmilia, gracias por tanto como me habéis dado y me seguís dando, gracias por acogerme, por devolverme la ilusión por la vida, una vida en verde. ¡¡Sois tan increíbles!! grandes personas con las que espero seguir compartiendo muchas más experiencias y ayudar a que cada día seamos más las personas concienciadas. Y yo, bueno, yo sólo soy una afectada más.

DESEAROS A TOD@S UN FELIZ AÑO NUEVO Y QUE LA PAH Y LA ALEGRIA NOS ACOMPAÑE Y NOS DE FUERZAS CADA DIA.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s