Fiscalidad

Junto con otras situaciones, cuando se producía una dación en pago, una compra-venta, o un desahucio nacía la obligación de pagar un impuesto municipal y otro estatal, la llamada plusvalía o IIVTNU y el IRPF.

Ante esta situación, muchos ayuntamientos aprobaron mociones subvencionado o suspendiendo cautelarmente el cobro de la plusvalía para evitar que fueran los afectados quienes tuvieran que asumirlo pero en el IRPF dependiente del estado aun no se hacia ningún tipo de suspensión o subvención. Finalmente, tras la presión de la PAH y los ayuntamientos, el gobierno decidió eximir a los afectados por desahucios o ejecuciones hipotecarias del pago de estos tributos. Con estos escritos las personas que han pagado total o parcialmente la plusvalía o el IRPF solicitan al ayuntamiento y/o Hacienda que les devuelva el dinero pagado.

Anuncios